Webinar: Emprender en Geografía

5 03 2016

El emprendimiento y la creación de empresas se han convertido en los últimos tiempos en fórmulas de integración laboral para muchos profesionales. El cambio de modelo económico y productivo está virando hacia nuevas relaciones y vínculos laborales, que están catapultando al autoempleo como un sólido canal de desarrollo profesional.

Siendo el emprendimiento una importante herramienta, las altas, y a veces, falsas expectativas que desde diferentes esferas se proyectan y la fragilidad de nuestra cultura empresarial dificultan que profesionales como los geógrafos desconozcan las principales oportunidades y, sobre todo, los elementos básicos que hay que tener presentes a la hora de iniciar una aventura empresarial. El geógrafo ya tiene asumido su rol profesional, pero no el de empresario y éste es un punto de partida transcendetal para  que  su proyecto no fracase.

Así, este webinar persigue mostrar a los geógrafos las numerosas oportunidades que, como profesionales, tienen para desarrollar su carrera profesional a través del autoempleo o la creación de una empresa, pero a su vez, incidiendo en los puntos clave que han de considerar si quieren emprender con unas mínimas garantías.

 





10 consejos para emprender en Geografía

11 11 2015

A raíz de la publicación de mi último trabajo editorial “El libro de ruta del emprendedor”, escribí un artículo para mostrar una de las historias emprendedoras que en él se relatan: “¿Se puede emprender en Geografía? Ante la gran repercusión que tuvo en redes sociales, al elevado número de lecturas que se registraron y tras dar respuesta positiva al título del post, he decidido avanzar un poco más en esta materia y  adentrarnos en el cómo. ¿Cómo emprender en Geografía? Para dar responder a esta pregunta voy a dar 10 consejos para todos aquellos geógrafos a los que les esté rondando por la cabeza montar su propia empresa y ofrecer servicios relacionados con la geografía.

En el siguiente artículo esbozaré estos 10 puntos, pero al final del mismo encontrarás un vídeo explicativo donde los desarrollo más fondo.

1. Lo que aprendes en la Universidad no es una profesión

Si piensas que lo que has visto durante la carrera es una profesión, estás muy confundido. Lo primero que tenemos que asumir, es que lo que aprendimos durante la carrera no es una profesión sino más bien un conjunto de conocimientos, destrezas, técnicas y herramientas que has de saber utilizar y poner en valor para satisfacer demandas y necesidades de la sociedad. Y cuando hablamos de sociedad, si lo que quieres es montar una empresa, nos estamos refiriendo a clientes.

Este giro conceptual puede resultar algo dramático, pues posiblemente esperabas salir de la facultad hecho todo un profesional. ¡Qué va! Cuando acabas en la Universidad es cuando, precisamente, empiezas a labrar tu futuro profesional, ya sea como trabajador por cuenta ajena, dentro de una empresa o una Administración Pública, o por cuenta propia en tu empresa. Por ello es importante que antes de lanzarte a emprender conozcas tu profesión y domines los campos sobre los que quieres trabajar. Un cierto bagaje profesional ya sea como becario, voluntario en una ONG  o como contratado, te vendrá de perlas para saber cómo manejarte en el mundo profesional.  Esto no quiere decir que no puedas emprender recién acabada la carrera, pero sin duda lo idóneo es que te empapes de la realidad que vas a encontrar ahí fuera y no te des de lleno con un mundo totalmente nuevo para ti.

.

2. Olvídate de que la geografía es menos útil que otras disciplinas

Está claro que la geografía como titulación está mucho menos demandada que otras. Esto es una evidencia y una realidad. Pero lo que no es cierto es que estemos menos capacitados que otros titulados para hacer un montón de cosas. De hecho, como profesionales, una vez nos conocen, somos muy apreciados y valorados. Además contamos con una grandeza con la que otros profesionales no cuentan, como es la capacidad global e integradora de análisis; sabemos de muchas cosas y además disponemos de la facultad para relacionarlas y sobre todo de una capacidad de síntesis brutal.

Hoy día el acceso al conocimiento es universal y gracias a Internet podemos saber de muchas cosas sin necesidad de ir a la Universidad o tener una preparación específica. Por ello, actualmente, lo que las empresas y el mercado más valoran de las personas son sus cualidades y sus capacidades para desempeñar el trabajo.

En un mercado continuamente cambiante, la polivalencia y la rápida adaptación a los cambios son valores en alza. En las facultades no   nos enseñan a esto. Las Universidades aún no han superado las barreras que le separan de la realidad socioeconómica y empresarial y los profesores más allá de hacer trabajos de investigación “academicistas” y de enseñar una ciencia y unas  técnicas, jamás se han enfrentado a la realidad profesional y empresarial de la Geografía, algo a la que el resto de geógrafos sí que nos hemos de aferrar. Ni siquiera la crisis, a mi parecer, ha conseguido cambiar mentalidades en la Universidad y me temo que aún sigue instaurada la filosofía de que la Universidad está para hacer ciencia y no para hacer profesionales. No voy a entrar hacer un juicio de valor, pero creo que habría que reflexionar mucho sobre esto, ya que al igual que todos nos estamos adaptando a los cambios sociales y económicos, la Universidad también tendría que hacerlo. Comparto que está para hacer  ciencia, pero en equilibrio con la preparación de profesionales. Por desgracia, o por suerte, no hay sitio para todos los que finalizamos nuestros estudios en los departamentos de Geografía y tenemos que buscarnos la vida fuera de la Universidad. De igual modo la razón de ser de ésta  es la enseñanza y, por tanto, sin alumnos pierde su idiosincrasia.

A pesar de ello, y aunque pueda parecer lo contrario, los geógrafos no salimos peor preparados que otros titulados, y nos enfrentamos en igualdad de condiciones al mercado de trabajo, es más, diría yo que salimos dotados de mejores herramientas y mecanismos para desempeñar nuestras funciones profesionales. Así que si, a priori, nos parece que podemos llegar con cierto complejo de inferioridad, despojémonos de ello porque salimos, al menos, en igualdad de condiciones. Es más, el ámbito de oportunidades que se nos presenta es muy variado. Cada uno que busque sus fortalezas en los ámbitos que domina.

.

3. Antepón lo que sabes hacer (producto) a tu titulación

Es cierto que la Geografía es una disciplina muy poco conocida y que carga con una pesada losa que yo llamo de los ríos, las montañas y las capitales. Es cierto que el desconocimiento social y empresarial sobre nuestra disciplina es enorme  y entre todos hemos de contribuir a dar mayor visibilidad a una profesión que, aunque nos parezca lo contrario, es sumamente importante y tiene muchos nichos de mercado.

A diferencia del trabajo por cuenta ajena, si decidimos montar una empresa, nuestra carta de presentación no va ser nuestro CV y, por tanto, no vamos a tener que vendernos como geógrafos. Con esto no digo que tengamos que ocultarlo, ni mucho menos, simplemente quiero poner de relieve que el estigma que nos marca a la hora de enfrentarnos a otros competidores con titulaciones más conocidas (empresariales, económicas, derecho, biología, ciencias ambientales, ingeniería agrícola…), en este caso no se produce. Paradójicamente, los reclutadores y contratadores en lo primero que se fijan es en la titulación y la experiencia. En cuanto a esta última es determinante el puesto que se desempeñó y el nombre de la empresa en la que hemos trabajado. Con estos datos ya se hace un juicio de valor, sin entrar al detalle de los proyectos y las funciones específicas que se ejecutaron durante esa etapa profesional. Si bien es cierto que esto está cambiando, sigue siendo así. Por tanto, si carecemos de experiencia laboral, nuestra titulación es lo determinante.

En el caso de que montemos nuestra propia empresa, nuestros clientes no se van a fijar en nuestro CV, sino en el de nuestra empresa; es decir en los trabajos que realizamos y en aquellos que hemos llevado  cabo. Es decir, se van a fijar en nuestro catálogo de productos o servicios y en nuestro portfolio (instrumento por el cual la empresa o persona  da a conocer a sus potenciales clientes los trabajos que ha ejecutado; es un medio por el cual se muestra la calidad de los productos o servicios,  de forma que  el potencial cliente puede conocerlos y valorarlos).

Por tanto será vital definir nuestro catálogo de productos y servicios y nuestro portfolio.

  • Productos y servicios: aquello a lo que nos dedicamos y ofrecemos a nuestros clientes; es decir por lo que nos van a contratar como empresa.
  • Portfolio: trabajos que hemos realizado a otros clientes o que son de producción propia. Aquello en lo que la entidad que nos va a contratar se va a fijar para valorar nuestra valía.

En ambos casos no aparecerá, por tanto, nuestra titulación, de modo que esta aparente carencia que tenemos a la hora de que nos contraten, se anula. Nuestro cliente se va a fijar en aquello que sabemos hacer independientemente de si está hecho por un biólogo, un arquitecto o un economista. Ten en cuenta que nunca te vas a encontrar con empresas de geografía, pero tampoco de derecho, de empresariales, de económicas, de biología, de ciencias ambientales o de ingeniería agrícola. Las empresas ofrecen productos y servicios, que genera su capital humano. Muchas veces somos nosotros mismos los que nos limitamos con nuestros propios prejuicios.

.

 4. Crea productos y servicios útiles y tangibles

Olvídate de conceptos generales como geografía, desarrollo rural, ordenación del territorio… Es muy improbable que nadie demande  servicios de geografía, desarrollo rural  o de ordenación del territorio como tal; son conceptos tan ambiguos y amplios que no creo que ni nosotros mismos seamos capaces de comercializarlos como tal. No son productos, son áreas de intervención,  así que olvídate de ellos y define productos y servicios concretos que  puedas vender a clientes.

Ten en cuenta que estos productos, además no tienen por qué ver directamente con la Geografía que nos enseñaron en las aulas. Por ejemplo, una de las salidas más recurrentes que se muestran a los geógrafos es el geo-marketing . El geo-marketing es una técnica que aporta información para la toma de decisiones en negocios, apoyadas en la variable espacial, que permite analizar la situación de un negocio mediante la localización exacta de los clientes, puntos de venta, sucursales, competencia, etc. Éste es un ámbito importante de trabajo, pero por qué tenemos que poner el prefijo geo a todo ¿Por qué en vez de dedicarnos al geo marketing no nos dedicamos al marketing?  Nadie se ha parado a pensar que tenemos el perfil 10 para trabajar en marketing y no solo en geo-marketing.  ¿No son más vendibles servicios de marketing que de geo-marketing? El marketing es un campo amplísimo y muy demandado donde entran en juego  multitud de factores que precisan de  infinidad de variables y datos que, como geógrafos, dominamos a la perfección.  Y en este sentido el geo-marketing es una herramienta más que como profesionales podemos usar, más allá de que, a su vez, podamos dedicarnos a la realización de plataformas de geo-localización o Sistemas de Información Geográficos.

.

5. Observa a tu alrededor y plantea soluciones con las que puedas ganar dinero .

También has de tener en cuenta que no todo lo que sabes hacer, o que te gustaría hacer, es demandado por la sociedad y lo que aún es más importante, ésta está dispuesto a pagar por ello.  Es complicado que alguna empresa o administración nos pague por hacer pirámides de población o cortes topográficos. En cambio sí que nos pueden pagar por hacerles una encuesta de satisfacción a sus clientes y su posterior análisis para la mejora de sus servicios o por redactar una evaluación de impacto ambiental.

Antes de lanzarnos a emprender hemos de tenerlo muy en cuenta, pues aunque parezca algo muy evidente, muchas personas, no solo geógrafos, no piensan en la rentabilidad y los ingresos que su actividad les ha de aportar. Podemos engendrar una iniciativa muy interesante y usada, por ejemplo un portal para poner en contacto a profesionales de la Geografía. Seguramente sería una idea muy interesante y que muchos usaríamos, pero posiblemente su promotor tendría un problema importante para poder vivir de su proyecto.

.

6. No tienes por qué emprender solo en áreas de la Geografía

Evidentemente, si has estudiado Geografía, es porque quieres dedicarte profesionalmente a ámbitos relacionados con ella. Pero más allá de los conocimientos que has alcanzado, has de ver que, también, has adquirido unas capacidades y unas habilidades que tiempo atrás no tenías. Y éstas son extrapolables y aplicables a muchos ámbitos.  Por ello, tampoco has de obcecarte en tener que emprender en áreas que sean coto de la Geografía y puedes abrirte a otras. Hoy día las titulaciones no son tan importantes y las líneas de separación entre unas materias y otras son muy efímeras. En un  mundo tan cambiante, donde lo que ayer valía, hoy no sirve, hay que estar en continuo proceso de formación y de adquisición de conocimientos y habilidades.

Por todo ello, si se te presenta una oportunidad interesante, no  la deseches solo por no tener nada qué ver con lo que lo que estudiaste en tu carrera. Que esto no te haga sentir un fracasado porque es una tontería. Hemos de romper con este paradigma. La Geografía tiene un ámbito de actuación tan grande que aún montando una panadería de barrio, nos va a ser útil. Si ese ámbito nos gusta y nos sentimos realizados profesional y personalmente ¿Por qué no? Hay mucha gente que ha estudiado carreras con gran proyección y que, hoy día, se dedican a actividades que nada tienen que ver aquello que, a priori, aprendieron en las aulas de su Universidad. Ingenieros con carreras muy prometedoras que lo dejaron todo, aquello para lo que habían estudiado, para dedicarse a su empresa, que nada tiene que ver con aquello que anhelaban al finalizar su carrera. A pesar, de ello se sienten mucho más realizados y, para nada, se arrepienten de haber estudiado aquello que un día eligieron. Además, hables con quien hables, todos volverían a hacer lo mismo. Es muy importante estar formado y contar con una titulación universitaria, pues más allá de los conocimientos, adquieres un bagaje y unas habilidades especiales, que para nada sobran.

Así que, si llegado el caso, tienes la posibilidad de emprender con garantías más allá de áreas propias de la Geografía, no lo dudes, para nada serás un fracasado, más bien todo lo contrario.

.

7. Trabaja tu portfolio

Ya hemos visto qué es un portfolio. Sin duda, es tu principal carta de presentación y, poco a poco, has de ir incrementándolo. Lo complicado, como siempre, serán los inicios. Pero no porque aun no hayas cerrado tu primer trabajo para una empresa o una Administración Pública no dejas de tener trabajos que mostrar a tus potenciales clientes.

Seguramente, a lo largo de la carrera hayas desarrollado proyectos de calidad que puedes y debes incluir. Igualmente, si colaboras con alguna entidad u ONG también dispondrás de proyectos que incluir. Todos aquellos proyectos que hayas liderado o en los que hayas participado son dignos de que ocupen un importante espacio en tu portfolio.

Más allá de esto, tú mismo puedes impulsar proyectos propios que te sirvan de base y de ejemplo para tus clientes. Pueden ser  trabajos que no hayan tenido una remuneración, pero que, sin duda alguna, van a servir a tus futuros clientes para valorar la actividad de tu empresa. Por ejemplo, si te vas  dedicar a hacer contenidos web para espacios naturales, ponte manos a la obra y elige un espacio con el que tengas cierta relación para crear un espacio web. Tú habrás de asumir los costes, pero ya dispondrás de una carta de presentación. Si te vas a dedicar a la explotación de datos económicos y estadísticos, búscate alguna colaboración en algún medio para que publiquen algunos de tus artículos o crea tú mismo un medio en el que puedas ir publicando trabajos propios  que vayan captando la atención de tus potenciales clientes y, a su vez, éste también te sirva como un proyecto que mostrar.

Hay muchas maneras de ir construyendo tu portfolio. Al igual que un CV has de hacerle crecer contantemente, más allá de si tienes clientes o no. No te quedes parado nunca y busca la forma de hacer trabajos que no requieran de más inversión que tu fuerza de trabajo (o inversiones mínimas) pero que te permitan mostrar tu valía y la de tu empresa.

.

8. Nutre tu red de contactos

Los contactos son vitales en el mundo profesional y cada vez más. Tenlo en cuenta, tanto si optas por la vía del trabajo por cuenta ajena, como si te decantas por el emprendimiento y montas tu empresa.

Mucha gente tiende a confundir contactos con enchufes: para nada. Tener contactos es participar de redes sociales y éstas han existido siempre, más allá de la aparición de Fabebook o Linkedin. Conocer gente y profesionales de tu ámbito te permitirá participar de nuevas oportunidades, colaborar mutuamente en proyectos  y nutrirte de experiencias provechosas. Muchas personas confunden esto con favoritismos o enchufes y están muy confundidos. Conocer personas y profesionales nos hace más grandes  y nos va a permitir formar parte de más proyectos y experiencias. De hecho, es otra de las cosas más importantes que nos da la Universidad, pues en ella podemos conocer a infinidad de personas que, con el tiempo, pueden convertirse en nuestros colaboradores, proveedores o clientes.

También, hoy día, gracias a las redes sociales podemos acercarnos a infinidad de personas, pero ésta no es ni la única ni la más eficaz de las herramientas. Hay otras muchas y hemos de usarlas de manera conjunta, haciendo un mix. Siempre que tengamos posibilidad acudamos a foros,   congresos, networking, encuentros profesionales… Hay muchos mecanismos para que ampliemos nuestra red de contactos, aunque luego hemos de ser capaces de mantenerla y de dotarla de valor.

.

9. Fórmate y adquiere competencias empresariales y comerciales

Crear una empresa es una opción más para integrarse en el mercado laboral, pero no es una fórmula mágica; tampoco es más fácil que encontrar trabajo por cuenta ajena, más bien resulta igual de complicado y laborioso. Crear una empresa y gestionarla es mucho más que desempeñar unas funciones profesionales, de modo que si ya como geógrafos hemos de formarnos y adquirir nuevas capacidades para ofrecer productos útiles y competitivos en el mercado, como empresarios hemos de asumir tareas propias de la gestión empresarial. En este sentido, hay dos campos en los que hemos de intensificar nuestros esfuerzos:

  1. gestión empresarial: cuando montas una empresa o te haces autónomo, más allá de tus tareas profesionales como tal, tendrás que, en mayor o menor medida, trabajar en la gestión de tu empresa. Podrás delegar parte de ese trabajo en una gestoría o en algunos de tus trabajadores, pero habrás de tener el control de la misma. De no hacerlo así estarás perdido y pronto empezarán a llegar los problemas. Por ello fórmate en todo lo que puedas, controla el tema y si quieres liberarte parcialmente de estas tareas hazlo, pero siempre lleva tú las riendas, más allá de que sean otros quienes se preocupen de hacer las facturas y presentar las declaraciones correspondientes a Hacienda.
  2. labor comercial: los clientes no llegan por sí solos y, por tanto, hemos de buscarlos. Un punto clave será la definición de nuestros clientes y cómo llegar a ellos. Tendremos, también, que determinar si éstos son del ámbito privado o del público, ya el modo para llegar a ellos no es el mismo.

Con todo esto, no digo que tengas que hacer un máster u otra carrera en empresariales o económicas. Hoy día dispones de infinidad de herramientas como cursos,  libros, videos, artículos… que te ayudarán a mejorar en estas facetas.

.

10. Antes de lazarte, trabaja tu plan de empresa

 Y finalmente, nunca te lances a emprender sin hacer antes un plan de empresa. No te será complicado pues, como geógrafo, estás más que acostumbrado a planificar y a proyectar y de lo que se trata ahora de eso. Es sumamente importante que analicemos con detenimiento el mercado en el que nos queremos mover, determinemos quién es nuestra clientela y definamos unos productos acorde a sus necesidades. También habremos de trabajar  el plan económico-financiero, un aspecto vital si realmente queremos vivir de nuestro proyecto. Nunca te lances a montar una empresa sin antes hacer un buen plan de empresa. Seguramente nunca te hayas enfrentado a uno de ellos. No es difícil. Aquí tienes un vídeo- tutorial que sin duda te va a ser de gran ayuda.

También, te recomiendo la lectura de “El libro de ruta del emprendedor” un libro que te prepara para emprender con garantías, el cual está escrito por un geógrafo y en el que, además encontrarás alguna experiencia empresarial, muy ilustrativa, puesta en marcha por geógrafos.

Emprender en geografía es posible y son muchos los colegas que ya han optado por esta fórmula de trabajo.  Ahora tú eres quien decide. Dispones de estos diez consejos que sin ser una pócima mágica, sí que te permitirán ver las cosas de manera más clara.





La caravana de “¿Qué Quieres Hacer con tu Vida?” llega a Valladolid

23 06 2015

quequiereshacercontuvidaEl pasado 3 de junio partía desde Madrid la caravana de ¿Qué quieres hacer con tu vida? Desde entonces ha recorrido numerosas ciudades de toda España con un objetivo principal: plasmar, desde distintas perspectivas y registros, la situación real de los jóvenes españoles, desmontando y enterrando el concepto de generación perdida.

Un grupo de jóvenes profesionales de los ámbitos de la sociología, el periodismo y la producción audiovisual, los ‘DaVincis’, se encargan de conducir y guiar la caravana, acercándose a ciudades, pueblos y barrios y conectando a jóvenes desde todos los puntos del país para conocer, de primera mano, qué quieren hacer con su vida. Para ello, durante todo este mes, se están llevando a cabo numerosas y diversas actividades con jóvenes: encuentros, foros, jornadas, dinámicas de grupo, entrevistas… todo ello como base metodológica para un posterior trabajo de investigación y divulgación que dará visibilidad al talento, la capacidad de trabajo y las ganas de  luchar de los jóvenes españoles.

.

¿Qué se ha organizado en Valladolid?

1545825_386454804888720_3511367409664037807_n - copiaEl jueves, 2 de julio en su penúltima parada antes de llegar al punto final (Madrid), estarán en la ciudad de Valladolid. Los jóvenes vallisoletanos tienen la oportunidad de acercarse a la caravana y participar activamente de este interesante proyecto. Para ello, se han programado una serie de actividades.

  • Encuentro con los ‘DaVincis’: si tienes un proyecto interesante (social, emprendedor, medioambiental, personal…), que quieras compartir o, simplemente, te encuentras desorientado sin saber muy bien qué hacer, no lo dudes: acércate a nuestra caravana. No tengas vergüenza o pudor, tu relato es muy interesante y compartirlo seguro que te ayudará. Necesitamos historias de jóvenes vallisoletanos.
  • Jornada de emprendimiento colaborativo: Por la tarde, a las 19:00 horas, en el Centro Cívico de El Campillo, nos juntaremos con emprendedores locales y ahondaremos en el emprendimiento colaborativo, atendiendo a criterios sociales, de compromiso, y de sostenibilidad. Ofrecer una visión global de las posibilidades de realización de proyectos colaborativos a través de ejemplos empresariales reales, que ponen su granito de arena para lograr un entorno social y económico más justo.

Con “El libro de ruta del emprendedor” (David Sánchez) como hilo conductor y con la presencia de los protagonistas de tres de sus historias: Alabrasa (Jorge Redondo y Helena Casillas), Miltrescientogramos (Nico, Rodrigo, Rubén y Víctor) y APEC (Apoyo Psicológico en Casa) (Natalia Pedrajas), veremos la vertiente más colaborativa de sus proyectos y cómo ésta les sirvió para impulsar y retroalimentar, incluso ya en marcha, sus ideas de negocio.

caravana qqhctv

.

 ¿Cómo puedo participar?

A pesar de que es un proyecto destinado principalmente a jóvenes, puede asistir gente de todas las edades. El único requisito es ser joven de espíritu.

.

¿Dónde estaremos?

La caravana estará  en el Parking de la Feria de Muestras en la Avenida Ramón Pradera.

La jornada de emprendimiento colaborativo se celebrará a las 19:00 horas en el Centro Cívico El Campillo, en la C/ Hostieros nº 1.

.

+ Información

http://quequiereshacercontuvida.com/





Cómo elaborar un plan de empresa eficaz

13 05 2015




Las estrellas de los hoteles

15 04 2015

mediatravel79

De vez en cuando, en conversaciones personales y profesionales, surge el tema de las estrellas de los hoteles y alojamientos: que si se pagan más impuestos por las estrellas, que si muchas veces la calidad no se corresponde con las estrellas, que si tal hotel tiene tantas estrellas porque tiene un enchufe…

A través de este artículo voy a intentar explicar algunas de las cuestiones más importantes que giran en torno a este tema.

1.¿Son las estrellas iguales en toda España?

Las competencias en materia de turismo están asumidas por las Comunidades Autónomas, de modo que cada región establece sus propios parámetros y criterios de valoración. De este modo un hotel de cuatro estrellas en Andalucía no está valorado de igual manera que en Madrid, Extremadura o Asturias. Así que no solo vamos a encontrar diferencias entre países, sino también, en el caso de España, entre Comunidades Autónomas.

2. ¿Calidad o dotación?

Las normativas existentes al respecto, las cuales establecen los criterios de valoración, no se basan en la calidad como tal, sino en la dotación que tiene el hotel. No hay una valoración en cuanto a la decoración, la antigüedad del mobiliario, el trato del personal o la amabilidad del recepcionista, aspectos que el cliente siempre tiene en consideración. La normativa se argumenta en torno al equipamiento y la dotación de servicios con la que éstos cuentan. Es decir, se basan en aspectos cuantificables como la superficie de los cuartos de baños y las habitaciones, si hay aparcamiento privado, la disponibilidad de espacios comunes, de servicio de habitaciones… Cuantas más estrellas, mejor dotado y equipado estará el hotel y, por tanto, mayor inversión económica habrá requirido. Pero como ya he dicho, todo esto no es sinónimo de calidad.

3. ¿Pagan más impuestos los hoteles cuantas más estrellas tienen?

No. Los hoteles pagan sus impuestos a Hacienda como cualquier empresa, en función de sus beneficios, ya sea tributando por el IRPF, en caso de hoteles regentados por autónomos o comunidades de bienes,  o por el Impuesto de Sociedades en el caso de sociedades mercantiles. Por tanto un hotel de una estrella podrá pagar más impuestos que uno de cinco si sus beneficios son mayores; también al revés, pero nunca dependerá del número de estrellas.

4. ¿Puede un hotel elegir el número de estrellas?

Evidentemente, si no cumple los requisitos mínimos exigidos no. Un hotel de cuatro estrellas, si no cumple las exigencias de uno de cinco, nunca podrá optar a la máxima categoría.  Lo que sí que puede hacer es pasar a tener tres en vez de cuatro. De hecho es algo común, pues como he señalado, lo que se valora es la dotación y el equipamiento, de modo que muchos consideran que la calidad de su hotel (aunque esto no se valora) no se corresponde con el número de estrellas que técnicamente tienen.ID-10028302

Los hoteles pueden jugar con el número de estrellas a la baja, pero nunca al alza.

5. ¿Cuantas más estrellas más caro?

La normativa establece total libertad de precios, de modo que llegados al extremo, podemos pagar más por un hotel de una estrella que de cinco. Lo normal es que las estrellas nos determinen unos margenes no escritos de precios y exista una relación directa entre ambos conceptos, pero como digo, no tiene que ser así.

6. Entonces, ¿cómo se mide la calidad?

La calidad no deja de ser algo subjetivo y complejo, en lo que intervienen muchos elementos, la mayor parte de ellos subjetivos. Existen algunas figuras como la “Q” de Calidad Turística cuyo objetivo es acreditarlo, aunque en la actualidad son los propios clientes los que a través de plataformas como Booking o Tripavisor puntúan y valoran, cuantitativa y cualititaviamente, la calidad de los hoteles.

7. ¿Puede un hotel cambiar su número de estrellas?

Claro sí,  y de hecho está obligado, siempre y cuando haya cambios en torno a las circunstancias que determinaron su categorización. Es más, en caso de que los cambios redundasen en una pérdida dotacional y se aminorase el número de estrellas, si no se informa y solicita, lleva aparejadas sanciones.

Estos son algunos de los puntos clave relacionados con la categorización de hoteles y otros alojamientos. Seguro que tras su lectura, ahora, entenderemos mejor el porqué de las estrellas de los hoteles.





Creatividad en dosis de Miltrescientosgramos

14 02 2015

IMG_6823Emprendieron por una necesidad vital. Estaban tan aferrados  a su trabajo que  su creatividad contenida hacía tiempo que venía reclamando un lugar en sus vidas. Rodrigo, Nico, Rubén y Víctor son cuatros de esos jóvenes que, carpeta en mano, se ganaban la vida captando socios y fondos para una ONG por la calles de Valladolid. Su capacidad de trabajo y vitalidad, pronto hicieron que ascendieren dentro de la estructura de la empresa en la que estaban contratados. A pesar de que estaban a gusto y acomodados, ocupando puestos de cierta responsabilidad, se destapó la caja de los truenos. Querían dar un giro a su vida y dar rienda suelta a toda esa creatividad, deseosa de hacer grandes cosas. Ninguno de los cuatro tuvo que pensárselo demasiado. Enseguida   se pusieron manos a la obra para dar a forma a un proyecto que, sin estar muy definido al principio, sabían que se centraría en el marketing y la comunicación digital.

Miltrescientosgramos es una cooperativa que ha sabido encontrar su nicho de mercado dentro de un sector que tenía que dar el salto al mundo 2.0.  La frescura es el principal valor añadido con el que sazonan sus creaciones.  Claros en el mensaje, innovadores en la técnica, creativos en el contenido, ahondan en la esencia de cada cliente para sacar lo mejor de él. Con una línea de trabajo muy clara, quieren siempre un producto de calidad.

Son muchas las cosas que hacen grandes a estos cuatro jóvenes, pero si hay una que destacar es su compromiso social. Desde sus orígenes lo han tenido muy presente y  son muchas las acciones que, en este sentido, llevan a cabo, como por ejemplo “Go up”, a través del cual destinan el 0,7% de su facturación a proyectos de crowdfunding.

Los chicos de miltrescientosgramos son otros de los protagonistas de “El libro de ruta del emprendedor”.

equipo1300gr2015





Jorge y Elena, emprendedores a contracorriente

8 02 2015

AlabrasaSe complementan a la perfección. Forman un gran tándem y ellos lo saben. Gran parte de su éxito radica en un entendimiento pleno, en un respeto extremo y en una máxima compenetración de caracteres. Elena aporta arrojo, pundonor, capacidad técnica, preparación… Jorge coopera con sosiego, calma, método, análisis, visión… Esta pareja, en lo personal y en lo profesional, reencarnan el espíritu emprendedor en su esencia más pura. Una búsqueda continua por la excelencia de sus negocios, la innovación constante, el crecimiento permanente, siempre, un  poco más.

Han sido capaces de desmotar tópicos como que en pareja no se puede emprendedor o que para montar una empresa hay que tener experiencia. Lejos de amedrantarse, cuando ven posibilidades de éxito y el proyecto les parece atractivo, no se lo piensan dos veces y empiezan a trabajar para dar forma a su idea. En poco más de tres años han sido capaces de poner en marcha dos restaurantes y, todo ello, sin contar con ninguna experiencia en el sector de la hostelería.

“Fuimos muy autodidactas. Nos vimos todos los videos de Youtube sobre cocina y servicio de hostelería. Aprendimos muchísimo.  De todos modos con esto no fue suficiente, sobre todo en lo referente a la preparación de las pizzas, así que contactamos con uno de los pizzeros más prestigiosos de la región y Jorge se formó con él. Invertimos en una formación individual y personalizada, que fue trascendental para poder arrancar. Fue un punto de partida importantísimo. Supimos suplir nuestras carencias con formación, aunque tuvimos que pagar por ella, algo a lo que la gente no está muy acostumbrada. Es la mejor inversión que pudimos hacer”.

El Restaurante-Pizzería El Coso fue su primer proyecto. Alabrasa, es el segundo. En ambos casos, dieron mucha importancia al plan de empresa. Es una de las piezas clave de su éxito: analizar la viabilidad y anticiparse a lo que pueda suceder cuando todo arranque.

“Nos vino muy bien, es algo necesario y lo debería de hacer todo el mundo que quiera iniciar una actividad. Es muy fácil engañarte a ti mismo y hacer de un plan de negocio una estupidez. Lo importante es hacerlo con cordura y sensatez, ser realista;  nosotros, incluso, nos pusimos en el peor de los casos y, aún así, los números salían. Habíamos calculado el número máximo de pizzas que podíamos llegar a hacer en un día, pero no habíamos caído en que todas serían de repente. Siempre hay cosas que se te escapan, por muy atado que lo tengas todo.”

Como emprendedores natos, disfrutan arrancando nuevos proyectos. No les importa volver a empezar de cero.“Alabrasa” es el segundo restaurante que Jorge y Elena han puesto en marcha. El Coso, abría solo los fines de semana y el resto de días por la noche. Su relativa disponibilidad de tiempo y su afán por explorar nuevos campos culinarios y seguir ocupando huecos, que el sector deja libres en Peñafiel (Valladolid), les llevó, enseguida, a sopesar la posibilidad de montar un nuevo espacio gastronómico.

Elena y Jorge encarnan una de las 10 historias de “El libro de ruta del emprendedor“. Se trata de un libro que persigue acercar el mundo del emprendimiento a la sociedad, desde una óptica y haciendo hincapié, especialmente, en el verdadero valor de las personas.